EL OBSERVADOR lamenta la muerte del sacerdote Fabio Sady Gómez. Paz en su tumba.

Últimamente se desempeñaba como párroco de la Iglesia del barrio la Concepción y rector del Colegio Diocesano de La Asunción en Zipaquirá. Su anterior parroquia fue San José de Riogrande en Cajicá.

Tal como la había venido informando EL OBSERVADOR, el padre Fabio Sady Gómez, tras el contagio por COVID-19, estuvo hospitalizado en la Clínica Marly de Chía, donde le practicaron algunos exámenes, pero no pudo ser atendido de manera definitiva en Unidad de Cuidados Intensivos UCI.

Aunque su familia intentó conseguir una cama en Bogotá e instituciones como la Clínica de La Sabana, o el Hospital Regional, fue imposible antes un cupo, por la cantidad de pacientes esperando turno. Solo hasta el pasado lunes 7 de junio, se logró una cama UCI en el Hospital de Zipaquirá.

El padre Fabio Sady, de 63 años de edad, se desempeñaba como párroco de Nuestra Señora de Los Dolores, en el barrio La Concepción de Zipaquirá y era el rector del Colegio Diocesano de ese municipio. Su anterior parroquia fue San José de Riogrande en Cajicá.

Los grupos Emaús de la parroquia del padre Fabio Sady, iniciaron jornadas de oración de 24 horas continuas.

No se conocen todavía los horarios de los rituales funerarios del padre Sady, pues la Diócesis de Zipaquirá no ha informado nada sobre el particular.

Por el fallecimiento del ilustre sacerdote, EL OBSERVADOR expresa sus condolencias a su familia biológica y eclesial, e invita a elevar sus oraciones al Dador de Vida por el eterno descanso de su alma. Paz en su tumba.

Redactó: Héctor TABARES ORTIZ.

Compartir Noticia

Deja tu Comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco* son necesarios.

%d bloggers like this: