Esposos, compañeros, padres e hijos, victimarios de las mujeres en los hogares colombianos

A propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora el 25 de noviembre, el Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana ofrece los resultados de un estudio sobre la violencia intrafamiliar.

El Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana  realizó un estudio titulado “Violencia contra la mujer: cuando el victimario se esconde en la familia”, el cual encontró que el 41% de las participantes ha sido rebajadas y menospreciadas por su esposo o compañero permanente, el 22% ha sufrido este tipo de violencia de parte de su padre y el 8% lo ha vivenciado de parte de alguno de sus hijos.

En el estudio de la Universidad de la Sabana participaron más de 308 madres y cuidadoras de niños entre cero y cinco años vinculadas a un programa del Estado; allí se encontró que estas mujeres han estado expuestas a violencia intrafamiliar de los tipos psicológico, físico, económico y en algunos casos también violencia sexual.

La exposición de niños y niñas a la violencia en el hogar, sea directa o indirecta impide su desarrollo integral porque afecta negativamente sus dimensiones cognitiva, emocional y social. María del Carmen Docal, investigadora del Instituto de La Familia, explica que “los jóvenes que en su infancia experimentaron violencia en el hogar tienen mayor probabilidad de incumplir las normas, presentar problemas de consumo y presentar bajo rendimiento escolar”. El estudio también muestran que los niños, niñas y adolescentes que experimentan violencia intrafamiliar, en la edad adulta tienen alto riesgo de asumir roles de víctima o victimario.

En lo referente a violencia física los resultados muestran que el padre, la madre y el cónyuge han golpeado a algunas de las mujeres encuestadas, de manera frecuente. En el caso del cónyuge, informaron el 13.0%, seguido del 10.0% que reportó a la madre y el 6.8% a un hermano. Adicionalmente, también fueron víctimas de violencia económica principalmente por parte de su cónyuge o hermanos, explicando que las han menospreciado en su rol de madre por tener una condición económica inferior. Finalmente, sobre la violencia sexual, los resultados de la investigación muestran que al 12.8% de las mujeres, sus esposos o compañeros permanentes, por lo menos una vez les han exigido tener relaciones sexuales.

Por otra parte, para prevenir que en un futuro los niños se vuelvan victimarios en sus relaciones de pareja o al interior de sus familias, es importante saber establecer los límites y enseñarles que tampoco pueden pasar sobre los límites de los demás. Victoria Cabrera, profesora del Instituto de La Familia, resalta la importancia de no ser permisivos con las bromas o burlas, ni minimizarlas por el hecho de que sean niños. Allí debe ser fundamental la educación para la empatía, aprender a respetar y ayudar al otro, así como a poner las virtudes al servicio de los demás.

Recomendaciones de la experta para la prevención de la violencia contra la mujer:

1.Es necesario implementar programas de educación familiar orientados al cambio cultural sobre el buen trato entre las personas.

2.Desarrollar programas de formación de padres en parentalidad positiva.

3.Vincular en los programas de servicios sociales acciones dirigidas a promover cero tolerancia de la violencia intrafamiliar.

4.Ampliar la información en medios de comunicación sobre el impacto de la violencia intrafamiliar en el desarrollo integral de los niños y las niñas.

5.Ampliar la divulgación de información en los medios de comunicación que le permita a las personas identificar las formas de violencia intrafamiliar para promover la denuncia.

6.Ampliar la divulgación en medios de mensajes que promuevan el buen trato y las ventajas de este en la vida familiar.

Cifras:

308 madres y cuidadoras de niños entre cero y cinco años

Violencia psicológica  Violencia económica:Violencia sexual:
22% ha sufrido este tipo de violencia de parte del padre.  
8% lo ha vivenciado de parte de alguno de sus hijos.  
Las han amenazado con golpearlas  
30%  sus madres  
23% sus padres
25% sus cónyuges   El 30% ha sentido miedo de su pareja.  
Las ha menospreciado en su rol de madre por tener una condición económica inferior.  
Cónyuge: el 10.9%
Un hermano el 6.1%  
La madre: el 5.5%  
El padre: el 5.2 %  
Alguno de los suegros: el 4.2%  
Un hijo: el 1.2%  
Les han exigido tener relaciones sexuales.  
El esposo o compañero permanente:  12.8%  
Otro familiar: 3.2%  
El padre: 1%

También le puede interesar:

Estudios de la U de La Sabana apoyan prevención del castigo físico

Fuente: Universidad de la Sabana.

Compartir Noticia

Deja tu Comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco* son necesarios.

A %d blogueros les gusta esto: