La nueva misión de la NASA, DAVINCI +. Explorará Venus
DAVINCI, una nave/laboratorio de análisis químico, medirá por primera vez aspectos críticos de la masiva atmósfera y clima de Venus.

 Los científicos piensan que en una época anterior, y quizás durante miles de millones de años, Venus pudo haberse parecido más a la Tierra, pudo haber sido un planeta con océanos de agua potencialmente habitable para la vida. Los expertos plantean la hipótesis de que algo causó un efecto “invernadero descontrolado” en la atmósfera de Venus, aumentando la temperatura y vaporizando sus océanos. La misión DAVINCI + de la NASA está programada para explorar Venus y determinar si pudo fue habitable y comprender cómo estos mundos tan similares acabaron con destinos tan diferentes.

La misión, Deep Atmosphere Venus Investigation of Noble gas, Chemistry e Imaging Plus (DAVINCI+), consistirá en una nave espacial y una sonda. La nave rastreará los movimientos de las nubes y mapeará la composición de la superficie de Venus, midiendo la emisión de calor que escapa al espacio a través de la gruesa atmósfera. La sonda descenderá a través de la atmósfera, muestreando su composición química, la temperatura, la presión y los vientos. La sonda también obtendrá las primeras imágenes en alta resolución de una antigua sierra del doble del tamaño de Texas con montañas escarpadas que lleva por nombre Alpha Regio en busca de pruebas que indiquen que el agua de la corteza influyó en los materiales de la superficie.

DAVINCI + utilizará observaciones tanto desde arriba como desde dentro de la atmósfera para responder preguntas importantes sobre cómo se formó Venus, cómo evolucionó y cómo posiblemente perdió su habitabilidad (y los océanos superficiales). Su “movilidad vertical natural” se extenderá desde la parte superior de la atmósfera, a través de las nubes, y luego a lo largo de la atmósfera profunda hasta justo por encima de la superficie, donde se tomarán imágenes de paisajes montañosos en 3D junto con datos detallados de su composición química.
Créditos: visualización GSFC de la NASA y CI Labs Michael Lentz y colegas.

El lanzamiento está previsto para el año 2030, con dos sobrevuelos de Venus antes del descenso de la sonda. Los sobrevuelos son la fase inicial de la misión, en la que se realizarán trabajos de teledetección para estudiar la circulación atmosférica y analizar la composición de la superficie. Aproximadamente dos años después, la sonda será liberada para realizar su investigación de la atmósfera durante un descenso que durará aproximadamente una hora antes de aterrizar en Alpha Regio.

Compartir Noticia

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

A %d blogueros les gusta esto: