Quebrada El Amoladero: Una historia de trabajo comunitario por la preservación de la vida

Cortesía Angie Garzón.

EL OBSERVADOR conversó con el artista Óscar Bejarano, una de las voces que luchan por la protección del la quebrada el Amoladero, ubicada en medio de la zona urbana del municipio de Zipaquirá. Esta maravilla natural alimenta la subcuenca del río Bogotá y es el hogar de una importante diversidad de especies de flora y fauna. Sin embargo, está en peligro debido una adecuación hidráulica que está próxima a ejecutarse,

ADRIANA RINCÓN: Contextualicemos a los lectores explicando ¿Dónde queda ubicada la quebrada el Amoladero?

Óscar Bejarano: Esta ubicada en Zipaquirá y es una de las muchísimas fuentes que surten la subcuenca del río Bogotá; nace en el páramo de Guerrero y atraviesa el municipio hasta llegar a su destino final. El Amoladero pasa por varios puntos de Zipaquirá, un tramo llega hasta el sector que conocemos como Argelia, luego comienza otra etapa y es allí donde empieza a contaminarse, porque en ese centro poblado hay vertimientos de marraneras, de basuras y de desechos de pequeñas industrias. Más adelante, se puede encontrar un tubo grande que arroja las aguas servidas de las 24 viviendas del barrio Prados del Mirador. Finalmente, llega a la carrilera del tren, en este punto termina lo verde, solo está el lecho de la quebrada.

A.R. ¿Cuál es el tramo que ustedes custodian?

O.B. Nosotros estamos trabajando en el sector de Argelia, que es un tramo de un poco más de 2 kilómetros, queremos preservarlo porque es la última quebrada que nos queda con estas características. Hablo de de un ecosistema lleno de flora y de fauna que hemos ido identificando poco a poco, pero es valiosísimo.

A.R. ¿Qué podemos encontrar en materia de flora y fauna?

O.B. En flora, tenemos una riqueza importante, si bien no hay una gran cantidad de árboles nativos sino de especies introducidas, estas son valiosas puesto que entorno a ellas vive una gran cantidad de vida. Nuestra labor ha sido mostrar que este es el hábitat de muchas especies, incluso hemos tenido la oportunidad de encontrar aves migratorias. También nos hemos visto familias de búhos, zarigüeyas, musarañas y culebras sabaneras por solo mencionar algunos.

A.R. ¿Cuál es la principal problemática que los convoca como comunidad?

O.B. Tiene que ver con una adecuación hidráulica que se viene proyectando al parecer desde el 2017 y 2018, pero que hasta ahora va a ser ejecutada, en este momento ya está lista toda la reglamentación entre la CAR y la Empresa de Acueducto de Zipaquirá. Los convenios están a punto de lanzarse a la oferta Pública para que los contratistas se encarguen.

Nosotros estamos en conversaciones con la empresa de acueducto y con la alcaldía de Zipaquirá, para que tratemos de trabajar juntos con el fin de minimizar el impacto ambiental y que gane la quebrada, así ganamos los seres humanos, sabemos que todos dependemos del medio ambiente.

A.R. ¿Qué impacto tendría esta adecuación hidráulica?

O.B. La historia de las adecuaciones hidráulicas no es muy buena, de hecho la gran mayoría han sido protestadas, controvertidas, incluso se han dejado de hacer porque no es lo mejor que le puede suceder a una quebrada, debido a que en su ejecución, se retira todo el sedimento y con este desaparecen árboles, arbustos y por supuesto toda la vida.

El contrato que ellos han socializado, justifica la pertinencia de la adecuación afirmando que la quebrada perdió su cauce; pero si usted recorre la quebrada por lo menos en el tramo que estamos defendiendo, se dará cuenta de que esto es falso. La segunda razón, es que ha generado inundaciones que afectan a la comunidad. Nosotros investigamos y pudimos comprobar que nunca ha pasado; de hecho, los bomberos entregaron un informe donde no se reporta ninguna emergencia por culpa de inundaciones; es más, la zona de la que estamos hablando está casi a 3 metros por debajo de la zona donde están las construcciones. La tercera razón, tiene que ver con la acumulación de material en el lecho de la quebrada, esta parte si hay que revisarla, ya que hay lugares donde la quebrada si ha acumulado bastante material que escurre de la cementeras, de la tierra, de la arena y por el invierno. Para este último, estamos solicitando hacerlo de manera manual, tratando de minimizar el impacto a la vida de la quebrada.

Adriana Rincón Forero. Comunicadora Social y Periodista

Compartir Noticia

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

A %d blogueros les gusta esto: